1 mayo 2016. 6 de Pascua

Enregistrer au format PDF |

EL ESPÍRITU SANTO CREA COMUNIÓN

El tiempo pascual toca a su término. El próximo jueves, día 5 de mayo, celebraremos la Ascensión de Jesús a los cielos y, a los diez días, el envío del Espíritu Santo, la Solemnidad de Pentecostés.

Jesús se está despidiendo de sus discípulos porque va a morir y a entregar su vida por amor. Pero no nos deja solos: el Padre nos enviará en su nombre al Espíritu Santo, al que Jesús llama «el Defensor», porque viene con la función de ayudar, proteger, defender, animar e iluminar a los creyentes. Pero eso no quiere decir que nos quedemos «de brazos cruzados». Jesús nos invita a «guardar su Palabra».

Cuando se vaya Jesús, el Espíritu Santo será nuestro Maestro y nos irá enseñando y recordando todas sus palabras. Por eso dice Jesús: «El que me ama guardará mi palabra, y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos morada en él». Dios hace morada en nosotros en la medida en que le amamos y guardamos su Palabra. Por eso, Jesús nos deja su paz: «La paz os dejo, mi paz os doy». Esta paz es un don, un regalo de Jesús, pero también una tarea, una encomienda que pone en nuestras manos. Esta paz nos permitirá vivir con alegría y sentir que su marcha al Padre es para bien. Paz y alegría que nos ayudarán a seguir creyendo en Él y en su Palabra, y a hacerla vida a través del amor.

Estos son los signos de la presencia de Dios entre nosotros: el amor, la paz, la alegría y la fe. Revisemos cómo se dan hoy estos signos en nuestras vidas, si los estamos viviendo y en qué medida, si Dios verdaderamente ha hecho morada en nosotros y está en nuestro corazón. Así lo vemos prácticamente en el primer concilio de la Iglesia, el concilio de Jerusalén, valorando el amor por encima de las normas y leyes (si los judíos convertidos al cristianismo debían circuncidarse o no). Porque, en el fondo, si lo que hacemos no pasa por el corazón, de poco vale.

Todos los domingos venimos a Misa, que ha de ser algo más que un cumplimiento: ha de ser el verdadero encuentro con el Señor Resucitado que nos transforma interiormente y nos lleva al compromiso con nuestros hermanos. Que el amor, la paz, la alegría y la fe se transformen en instrumentos para construir un mundo mejor y unas mejores relaciones entre las personas que lo habitamos. Y que el Espíritu Santo que Jesús nos envía en su nombre nos ayude en esta tarea.


Agenda
« abril de 2018 »
L M M J V S D
26 27 28 29 30 31 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 1 2 3 4 5 6