11 de enero 2015. Bautismo del Señor

Enregistrer au format PDF |

ÉL OS BAUTIZARÁ CON ESPÍRITU SANTO

El bautismo de Jesús en el Jordán marca el inicio de su vida pública. Hasta ahora ha residido en Nazaret, como uno más de sus conciudadanos, ganándose el pan con el trabajo de sus manos, artesano en un pueblo de campesinos y pastores.

Mas ahora, la voz de Juan el Bautista, que llama a la conversión, le atrae de manera poderosa, despierta en él ecos nuevos, y, como tantos otros, acorre a la llamada del profeta. Pero su bautismo no será como el de los demás, no será exactamente una experiencia de conversión sino, más bien, un acontecimiento fuerte vocacional: en las aguas del Jordán empieza a descubrir cuál es su vocación, cuál su ser, cuál su peculiar relación con Dios.

El evangelista Marcos, con su sobriedad habitual, nos relata el episodio con una significativa inspiración en el Antiguo Testamento, y, particularmente, en el profeta Isaías, el cantor del Siervo de Dios. El Siervo es un personaje poco definido personalmente, pero absolutamente claro en cuanto a su misión: ungido con la fuerza del Espíritu de Dios, establecer el derecho y la justicia, anunciar e implantar el reinado de Dios, actuar la misericordia de Dios para con los pobres y desheredados de la tierra.

Y en las aguas Jesús experimenta esa unción del Espíritu y esa voz del Padre que le proclama solemnemente Hijo y Siervo predilecto; no le pudo quedar duda alguna acerca de su modo de ser Mesías de Israel: no por los caminos triunfantes o espectaculares, sino, bien al contrario, por las vías de la mansedumbre y la obediencia a la voluntad de Dios, desde un amor incondicional a su Padre del Cielo, creando, mediante su Espíritu, un pueblo nuevo, que anduviese en las complacencias del Señor y con el que Dios había de establecer una Alianza nueva, definitiva.

En el Jesús del Jordán, ungido por el Espíritu y proclamado Hijo del Padre, la Trinidad se manifiesta en toda su potencia creadora, redentora y santificadora; y desde entonces, las aguas del bautismo, también las de nuestro bautismo en el nombre de Jesús, por la fuerza del Espíritu Santo, tienen el poder de hacer hijos de Dios a todos los que por ellas mueren y renacen a vida nueva.


Agenda
« julio de 2018 »
L M M J V S D
25 26 27 28 29 30 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31 1 2 3 4 5

Próximamente...