20 marzo 2016. Domingo de Ramos

Enregistrer au format PDF |

DOMINGO DE RAMOS

Con el domingo de Ramos comienzan las celebraciones de la Semana Santa. La ceremonia de hoy tiene tres partes: la bendición de ramos, la entrada triunfal en procesión y la celebración de la Eucaristía.

La primera parte hace alusión a la profecía de Zacarías. La entrada de Jesús en Jerusalén —más que triunfal fue mesiánica, con el mesianismo humilde de Zacarías—, donde «el rey modesto» vuelve a Sión inaugurando una era de paz y esplendor. El sentido mesiánico se encuentra en la intención de Jesús y el testimonio del evangelio. Jesús actúa como amo y señor tomando un borrico, animal de los pobres para el trabajo (el caballo es cabalgadura de ricos y para la guerra). «El borrico atado» evoca el pasaje de Génesis 49,11, con símbolos paradisíacos de paz y felicidad. Para la simbología bíblica del asno señalamos también que en el libro de los Jueces se presenta a los «héroes» o personajes importantes como gente que montaba asnos.

La gente alfombraba el camino con los mantos como señal de homenaje al rey evocando un ritual de entronización real. Y, hoy con nuestros ramos, recordamos el momento en que Jesús entró en Jerusalén montado en un asno, mientras todos le aclamaban con entusiasmo. También nosotros lo aclamamos, porque creemos en él, porque queremos seguirlo en su camino en estos días santos, porque estamos convencidos de que su pasión, muerte y resurrección nos abre también a nosotros las puertas de la vida.

Podemos decir que hoy celebramos las dos caras centrales del misterio pascual: la vida o el triunfo, mediante la procesión de ramos en honor de Cristo Rey, y la muerte o el fracaso, con la lectura de la Pasión que este año por ser el ciclo C, nos toca san Lucas. Desde el siglo V se celebraba en Jerusalén con una procesión la entrada de Jesús en la ciudad santa, poco antes de ser crucificado.

Debido a las dos caras que tiene este día, se denomina «Domingo de Ramos» (cara victoriosa) o «Domingo de Pasión» (cara dolorosa).

Los ramos indican que Jesús va a sufrir, pero como vencedor; va a morir, pero para resucitar. Por tanto el Domingo de Ramos es inauguración de la Pascua, o paso de las tinieblas a la luz, de la humillación a la gloria, del pecado a la gracia y de la muerte a la vida.


Agenda
« julio de 2018 »
L M M J V S D
25 26 27 28 29 30 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31 1 2 3 4 5

Próximamente...