20 noviembre 2016 - Cristo Rey

Enregistrer au format PDF |

¿TÚ ERES REY?

¡Qué extraño diálogo, el que se establece en el Calvario! Dos hombres supliciados, a punto de morir de la manera más humillante que jamás haya concebido la mente humana (o “inhumana”, según se mire). ¡Y se ponen a hablar de Reinos y de Paraísos!

Y, sin embargo, es la más correcta lectura del misterio de la Cruz que hace el Evangelio de Lucas. En ese momento último, en que el Mesías va a cumplir, en su sangre, las promesas de rescate y redención hechas a Israel, en ese instante decisivo de la historia, los ojos de la fe reconocen la realización del plan de Dios: “por Él y para Él quiso reconciliar todas las cosas, las del cielo y las de la tierra, haciendo la paz por la sangre de su cruz”.

Pocas horas antes, en el Pretorio de Jerusalén, Pilato había preguntado a Jesús, con una indudable dosis de ironía: “¿Tú eres rey?”. Roma estaba acostumbrada a ver reyes vencidos, humillados, encadenados al carro del general victorioso; pero Jesús sobrepasaba en “indignidad” al más miserable de ellos: no había contado con ningún ejército, no había librado ninguna batalla, estaba desprovisto de la mínima apariencia regia. Y el gobernador romano se encargó de proporcionársela.

Falto de corona, trenzó para él una, de espinas; sin manto de púrpura, le revistió de la pobre capa de un soldado; en lugar de un cetro de gloria, una caña cascada entre sus manos… y por fin el trono real, ¡en forma de cruz! Para concluir, postrera burla, le concedió una titulación regia, “Jesús Nazareno Rey de los Judíos”. ¡Ahora sí que era un verdadero rey!

Pero para el creyente, ese ajusticiado, ese hombre humillado y sujeto a todas las burlas de la soldadesca, es la “imagen del Dios invisible, primogénito de todas las criaturas”, “todo fue creado por él y para él… todo se mantiene en él… él es el principio,… la cabeza”. Y desde los comienzos de la Iglesia innumerables hombres y mujeres dieron su vida por confesar que “Jesús es Señor”, y hasta nuestros días innumerables hombres y mujeres siguen dando su vida al grito de victoria: “¡Viva Cristo Rey!”.


Agenda
« junio de 2018 »
L M M J V S D
28 29 30 31 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 1

Próximamente...