21 febrero 2016. 2 Cuaresma

Enregistrer au format PDF |

LA TRANSFIGURACIÓN

La tradición quiere que en el Monte Tabor tuviese lugar esta maravillosa teofanía, es decir, esta «manifestación de Dios». De ese Dios Amor que, siendo uno, tiene tres personas. Para poder entenderlo bien hemos de caer en cuenta que está colocada esta experiencia del Tabor entre dos anuncios de la Pasión: Jesús comunica a sus discípulos que tiene que morir crucificado, comunica su pasión y esto escandaliza, no se quiere… nadie quiere sufrir. Todo va a ocurrir en una montaña.

Para la Biblia era un lugar ideal del encuentro con Dios. Pretende todo el acontecimiento mostrar el significado profundo y escondido de la persona de Jesús y su camino. El Monte Tabor es aquí como un reflejo del Monte Sinaí y nos ayuda a comprender esto los signos que se dan: una nube, una voz celestial, la presencia de Moisés y Elías, ellos evocan la gloria de Dios, manifestada en el Monte Horeb y se nos está diciendo que Jesús es el nuevo Moisés que viene a dar cumplimiento a la Ley y los Profetas —no otra cosa significa la presencia de Elías—. De igual manera, la transfiguración de su rostro, las vestiduras blancas evocan al Hijo del Hombre del profeta Daniel, glorioso y vencedor, y parecen ser un anticipo de la resurrección: intentan revelarnos el significado escondido de la vida de Jesús, su destino personal.

Jesús camina hacia Jerusalén para ir a la cruz pero es el Señor y es en este Jesús que marcha hacia la cruz es donde encontramos la realización de nuestra salvación. La transfiguración se convierte en la revelación no sólo de lo que será Jesús después de la cruz, sino lo que él es a lo largo del viaje hacia Jerusalén.

Los discípulos reciben otra lección: saben ya que Jesús es el Mesías, pero no llegan a comprender que la cruz esconde la gloria. Tienen necesidad de una experiencia y Dios les concede a los discípulos, por un instante, contemplar la gloria del Hijo, anticipar la pascua, quizás para poder soportar el escándalo de su muerte. Además es muy importante caer en la cuenta que san Lucas comienza con una referencia a la oración: Jesús sube a la montaña a orar… siempre que algo importante va a pasar en la vida del Señor está la referencia a la oración.

Dios nos dice que debemos «escuchar» a su Hijo; en Él nos ha dicho todo lo que tenía que decirnos. Dios nos invita a escucharlo a través de la oración y es ahí donde nosotros podemos tener nuestra propia experiencia de Tabor. En este Año de la misericordia, la Transfiguración nos señala el proyecto de Dios sobre cada uno de nosotros si escuchamos a su Hijo: la gloria de Jesús anticipa su resurrección y la nuestra.


Agenda
« julio de 2018 »
L M M J V S D
25 26 27 28 29 30 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31 1 2 3 4 5

Próximamente...