12 marzo 2017

Enregistrer au format PDF |

 

LA TRANSFIGURACIÓN

 

 

 

En este segundo domingo de Cuaresma, el Evangelio nos presenta un acontecimiento en la vida de Jesús que llamamos teofanía, es decir, una manifestación de Dios. Es muy importante saber que de fondo está una experiencia ocurrida en tiempos de Moisés, y Jesús es alguien superior a Moisés. Veamos:

Jesús sube a una montaña que es alta, no se nos dice cuál es, pero hay una referencia a los seis días que las nubes cubrieron el Monte del Sinaí donde Moisés se encontrará con Dios. La montaña pudo ser el Monte Tabor que es lo que se mantiene en la tradición (580 metros). Lo de menos es conocer el nombre del monte, lo más importante es saber qué es lo que ocurre allí. La montaña alta simboliza un lugar donde se encuentran el cielo y la tierra —el lugar donde Dios se revela—. La montaña alta también recuerda al Monte del Sinaí, donde Moisés se encontró con Dios.

 Moisés había subido con tres hombres (Aarón, Nadab, Abihu). Jesús sube con otros tres: Pedro, Santiago y Juan. Los tres discípulos aparecerán de nuevo en Getsemaní la noche de la pasión. Allí, acompañarán a Jesús mientras que lucha durante una noche que culminará con su arresto (Mt 26,36ss). La transfiguración y Getsemaní son las dos experiencias más íntimas que Jesús comparte con sus discípulos, y los mismos tres discípulos son testigos de ambas.

 La Nube: en el episodio de Moisés, Dios le llama desde la Nube, aquí también hay una Nube.

 Jesús resplandece, también el rostro de Moisés resplandecía en el encuentro con Dios. El rostro de Jesús «resplandeció como el sol, y sus vestidos eran blancos como la luz». Esto nos recuerda a Moisés en Sinaí. Después de su encuentro con Dios, la cara de Moisés brillaba tanto que la gente tenía miedo. Entonces, Moisés tuvo que usar un velo sobre su cara (Éx 34,29-35). Los discípulos conocen esta historia de Moisés y pueden ver la conexión.

 El miedo de los discípulos nos recuerda el miedo del pueblo de Israel al ver el rostro de Moisés.

 ¿Por qué en esta transformación o transfiguración aparecen Moisés y Elías? Porque Moisés representaba la Ley y Elías a los Profetas. Los dos están asociados con el «monte de Dios» (Éx 18,5; 1Re 19,8). En el pensamiento judío de la época creían que el Señor mandaría a Elías antes de la llegada del Señor. Mateo no nos dice nada del contenido de la conversación de Jesús con Moisés y Elías, pero Lucas sí nos dice que hablan de lo que Jesús «tenía que cumplir en Jerusalén» (Lc 9,31) —una obvia referencia a su muerte, resurrección y ascensión—. 

PDF - 1.3 MB

Agenda
« agosto de 2018 »
L M M J V S D
30 31 1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31 1 2

Próximamente...